Alimentos orgánicos para un cerebro sano

Alimentos orgánicos para un cerebro sano

No hay dudas de que la industrialización trajo consigo innovaciones tecnológicas que revolucionaron los procesos culturales, sociales y económicos. Pero –siempre hay un “pero”-, esos cambios también trajeron aparejadas algunas consecuencias en la salud que hace varias décadas eran “a largo plazo”, pero que hoy repercuten sin escrúpulos en la vida de millones de personas. La producción masiva de alimentos, la sobreexigencia del mercado de conseguir cultivos muy rentables y perfectos, y el cambio cultural que se produjo con la llegada de la comida “basura”, “enlatada” y “larga vida” hicieron que el consumo de productos sanos, sin conservantes ni pesticidas químicos se convirtiera casi en gastronomía de culto. Igualmente, muchas personas en la actualidad han optado por elegir una forma de vida más saludable. Y cada vez son más. Pero no solo son ellos los que encuentran en la gastronomía saludable u orgánica beneficios evidentes, sino que muchos médicos también la recomiendan para mejorar la salud de sus pacientes.
Los alimentos orgánicos son los que siempre han existido. Nuestro organismo, durante millones de años y de manera gradual, fue adaptándose a los componentes de los alimentos disponible (minerales, vitaminas, celulosa, hidratos de carbono, proteínas, etc). Pero en estos últimos 50 años, la “revolución” que generó el avance de la química produjo cambios insospechados con una avalancha de agrotóxicos que nuestro sistema inmune y otros mecanismos de adaptación ho son capaces de procesar sin padecer las consecuencias .
Las funciones de nuestro cerebro son sumamente complejas y tienen una gran capacidad para generar una serie de combinaciones que nos pueden llevar a vivir, literalmente hablando, una vida satisfactoria o por el contrario, un estado depresivo o de ansiedad incontrolable. Algunos de los trabajos más interesantes en este campo los ha realizado la doctora Candace Pert, Directora del Departamento de Bioquímica Cerebral del Instituto Nacional de Salud Mental de Estados Unidos. Entre las conclusiones más importantes que se desprenden de su trabajo aparecen datos muy interesantes. Por ejemplo, el que asegura que las ideas y las emociones afectan a las moléculas de nuestro cuerpo y a la salud física en general mucho más de lo que se creía. Otro dato interesante que destaca este estudio es que todas las moléculas poseen un aspecto vibracional y otro de partícula o fisiológico. Por lo que las moléculas de las emociones afectan a todas las células del cuerpo. Las válvulas del corazón, los esfínteres del aparato digestivo y la propia digestión están regidos por las moléculas emocionales que tienen una acción física. Para muchos profesionales de la medicina cada persona posee su propia farmacopea natural -la más perfecta farmacia disponible al menor costo- para producir todas las sustancias que necesita a fin de poner en marcha el sistema cuerpo/mente, precisamente de la manera en que fue diseñado para funcionar durante siglos de evolución.

1 Comment

  • TRX_admin Posted 14 noviembre, 2015 3:58 pm

    Nice post

Añadir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *